Saltar al contenido

Cómo el ciclismo cambia tu cuerpo

Sesiones de ciclismo indoor – ¡Vídeos!
Cómo el ciclismo cambia tu cuerpoEntrena con el telón de fondo de los increíbles paisajes naturales de la Patagonia.
Puedes ver un avance de 30 segundos. Si te gusta … cómpralo y entrena para ello. 60 días.

Ver todos los entrenamientos

Con la bici tu cuerpo cambia

La bicicleta, sobre todo durante las primeras salidas, nos duele las piernas, nuestros pulmones ya no aguantan y el sillín nos atormenta al «final de la espalda» … ¿nada a favor?
Sí, a pesar de todos estos riesgos laborales, a tu cuerpo le ENCANTA el ciclismo, así que veamos cómo se adapta nuestro cuerpo y qué beneficios aporta.

1. Núcleo más firme

Es innegable que la práctica regular de la bicicleta produce beneficios al quemar grasas y obtener una mejor definición muscular, en particular del tronco, que trabaja para mantener el equilibrio, y de los brazos que son los puntos de apoyo en el manillar. Estos efectos tienden a ser aún más pronunciados en el ciclismo de montaña, donde el terreno requiere un mayor nivel de manejo.

2. «relleno» adicional

Los principales puntos de contacto con la bicicleta (manos, pies y glúteos) se vuelven «insensibles» con el tiempo, y aunque existen acolchados, shorts acolchados y asientos especiales para mejorar la comodidad, esta insensibilidad es un plus., Consecuencia de los kms en la bicicleta. En otras palabras, nos convertimos en ciclistas experimentados y podemos realizar recorridos cada vez más largos sin dolor.

3. Un corazón más fuerte y una mayor capacidad pulmonar.

El ciclismo te ofrece un excelente ejercicio cardiovascular. A medida que camine distancias cada vez más largas, su corazón tendrá que trabajar más. Adaptarse a estas demandas ayuda a que el corazón se mantenga fuerte y a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca, al tiempo que reduce la frecuencia cardíaca en reposo. Un corazón más fuerte no solo lo beneficia por andar en bicicleta, sino que también facilita las actividades cotidianas, como subir escaleras. Y mejora los niveles de energía.

4. Músculos de las piernas definidos

Veamos, esto puede ser un problema, porque los jeans muy ajustados pueden dejar de usarse … los cuádriceps se agrandan, al igual que las pantorrillas. Son un signo inequívoco de que eres ciclista.

5. Reflejos más rápidos y mejor coordinación.

Tus músculos aprenden a optimizar la energía necesaria para mantener el equilibrio y avanzar, reaccionar ante los peligros, aplicar fuerza a las colinas, tus ojos y tu mente están en alerta. Todo esto, que permite el desarrollo de los reflejos felinos, se alimenta de una creciente conciencia del medio, con una mejor conexión con la naturaleza.

Cómo el ciclismo cambia tu cuerpo

Este sitio Web cumple la ley, por favor, acepta las cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close