Saltar al contenido

El motor de la bicicleta eléctrica

 

Los sensores y el motor de la bicicleta eléctrica

El motor de la bicicleta eléctrica

Sensor de movimiento

En bicicletas eléctricas que cumplan con la normativa vigente para circular como bicicletas y no requieran licencia ni seguro, Si no pedalea, el motor no asiste y si frena, el motor se detiene.

Ahora bien, ¿cómo «sabe» el motor cuándo arrancar y cuándo ayudar? Gracias a los sensores.
Estos sensores pueden ser de 2 tipos: movimiento o par, y la presencia de uno u otro determina en gran medida la calidad y el precio de una bicicleta eléctrica.

Sensor de movimiento

El sensor de movimiento está montado en el eje de los pedales y consta de un disco fijo en el eje que gira con él y un sensor fijo en el cuadro.
El disco tiene varios imanes en su superficie que, al pasar por el sensor, envían la orden al controlador para que arranque el motor al nivel de asistencia que hayas seleccionado.

Este sistema se encuentra en motores instalados en el cubo de la rueda delantera o trasera.

El motor de la bicicleta eléctrica

Transductor de par

Transductor de par

Estos sensores son más técnicos que los anteriores y detectan la presión ejercida sobre el pedal.
Estos sensores se pueden montar en diferentes puntos del sistema de tracción (eje del pedal, cadena, buje de la rueda trasera, etc.)
Un sensor magnetoelástico mide el campo magnético que emana de un segmento magnetizado, con una frecuencia que supera las 1000 veces por segundo. Este campo cambia en proporción a la fuerza aplicada al eje en cada instante. La lectura se traduce en milivoltios y se envía a través de un cable de señal al controlador, que a su vez controla el motor.

Estos sensores se montan en bicicletas con sistemas centrales como Bosch, Yamaha, Shimano, etc.

¿Es un sensor mejor que el otro?
motor central en bicicleta eléctrica

El sensor de movimiento simplemente detecta si estás pedaleando y no le importan otros factores. La respuesta es sí o no: el motor arranca o se detiene según la velocidad de rotación del pedal y el nivel de asistencia que hayas elegido en el mando digital.

En cambio, el sensor de par tiene en cuenta sus propios esfuerzos. La sensación, por tanto, es más natural, más progresiva y más humana. Además, los motores centrales con este tipo de sensor pueden duplicar el rango de movimiento porque entregan exactamente los vatios que necesitas en el momento preciso y porque suelen estar asociados a motores y tecnologías de alta gama.

Hay que decir que para la mayoría de usuarios el rendimiento de los sensores de movimiento es más que suficiente para un uso normal, son más económicos y han mejorado mucho, con una respuesta más ágil y dinámica gracias a los nuevos controladores.

Este sitio Web cumple la ley, por favor, acepta las cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close